Make your own free website on Tripod.com
 


OVNIS EN PUNTA INDIO “Zonas Calientes”

En la Argentina se conoce particularmente cuatro zonas donde mayormente influye el fenómeno Ovni: Victoria (Entre Ríos), Capilla del Monte – Uritorco (Córdoba), Punta Indio (Buenos Aires), La Pampa.
Aclaro, son las más conocidas por la gente, pero no las únicas con " fama " que es lo que parecen tener estas regiones, sin embargo: ¿realmente se trata de lugares frecuentados por Ovnis? ¿O no es más que una especulación basada en sólo un par de avistamientos reales?
Muchos sabemos que el ser humano sólo le basta una pequeña chispa para que él mismo cree un enorme fogón. ¿Y, si conociendo la naturaleza humana fuera eso mismo lo que produjo esos avistamientos, supuestos encuentros cercanos, etc., frecuentes?
Pudiendo ser estimulados por " ellos " en cierta medida y siendo algunos casos muy reales. O por el contrario: ¿y si sólo se tratase todo esto de una " distracción " alejando de esta manera el centro de atención en donde debiera de estar?
Lo cierto es que muchos ufólogos concurrimos a estas zonas con la esperanza de presenciar algo que nos aclare la verdad del tema, pero sólo conseguimos más incertidumbres. En ocasiones se pueden contemplar supuestos Ovnis, pero sólo es eso; más dudas e hipótesis. Concretamente las zonas se comportan a manera de una sabrosa fruta que pende de un altísimo árbol, se puede observar y uno puede reconfortarse en cierta medida con verla, más pocas veces uno puede probar y degustar el fruto.
Pareciera que estuvieran allí, sólo para admirar y atrapar nuestra atención , y de esta forma obviar otros lugares que pudieran tener una certera influencia el fenómeno.
Compramos estas " Zonas Calientes " como si fuesen una marca de ropa, guiados por muchos otros que ya las han adquirido antes. " Sólo basta una pequeña chispa... "
En muchas de las zonas lo que se crea entorno es solamente fomentar intereses propios y turísticos, la exageración de los hechos viene siempre acompañada de la mano de un interés personal, ya sea: un libro, tours Ovnis, entrevistas, la vanidad, fotos y filmaciones de supuestos Ovnis (trucadas en la gran mayoría), etc.
Cuando una persona desea con fervor " ver " algo en el cielo (anormal por supuesto) y concurre a estas regiones con la esperanza de tener dicha experiencia, al no conseguirlo, lo único muchas veces que logra es " ver " lo que su propia mente crea inconscientemente en función de su anhelo existente.
Todos los ufólogos nos preguntamos que tienen estos lugares que comentan tener más avistamientos y encuentros con seres y por la que se los denominan " Zonas Calientes ". Tal vez sea que hay personas encargadas de hacerlas " Calientes ", en base a una influencia económica, o, ¿por qué no?, de " ellos " haciéndose visibles esporádicamente y jugando así con la mente del ser humano, alejando su atención del centro de acción verdadero. Con esto también quiero decir que las supuestas huellas circulares, ovoides, etc., que se pudieran hallar podrían ser partes elementales de un " plan " de " distracción " y a su vez, para otros, de un " plan " económico – sectario.
En el ilusionismo se llama " Misdirection " cuando una persona presta su mayor atención a un movimiento o punto en el espacio que cree que va a desencadenar el " truco ", pero lo único que está haciendo es fijar la atención fuera del centro de donde nace el " truco ". Es un engaño sutil, pero muy eficaz para crear una ilusión. Todos caemos, y, ¿no será eso mismo lo que " ellos " hacen con nosotros?, y a su vez uno lo amplifica, lo aumenta, lo exagera. ¿Estaremos cayendo en la vieja artimaña?, corrección " caímos " (cuando me refiero a " ellos " me estoy refiriendo a posibles entidades extraterrestres, terrestres, u Ovnis).

A mi entender cuando una " Zona Caliente " pasa a ser difundida por los medios deja de ser tal y se transforma en una mera distracción de ufólogos, que aferrados a la idea que en dicho lugar está la respuesta al tema Ovni se dejan atrapar por la fama que ha trascendido de la zona. Alguno objetará y entonces dirá: " ¿en dónde investigamos? ". Una respuesta podría ser en base a datos silenciados, a la historia de los lugares, de personas conocidas, etc. Sólo hay que hacer el intento e ir a lugares inhóspitos recabar testimonios entre los lugareños y obtener la información " virgen " y ahí sí, investigar a fondo, sino por el contrario caer en un círculo engañoso.

La conexión acuática de Punta Indio

Punta Indio, provincia de Buenos Aires, fue testigo en 1965 de una serie de avistamientos de Ovnis que mantuvieron en vilo a las autoridades navales durante tres semanas y provocaron una latente inquietud. El evento más famoso lo protagonizó el Teniente Federico Machaín, quien persiguió un OVNI hasta en su avión. Presentamos acá la primera parte de un completo artículo donde Luís Burgos recuerda en detalle esos hechos y explora los pormenores que rodearon la investigación del fenómeno

Punta indio es un partido de la provincia de Buenos Aires, cuya ciudad cabecera es Verónica. Está ubicado a unos 100 km . al sur de La Plata , capital provincial, y se halla recortado sobre la costa del Río de la Plata. Posee un balneario de escasa infraestructura, en donde la pesca sobresale por sobre todas las cosas. En la zona, se encuentra enclavada la Base Aeronaval Punta Indio.

Precisamente allí, en el año 1965, y cuando su Jefatura estaba al mando de Hugo Frontoth, una serie de avistamientos de Objetos Voladores No Identificados (Ovnis) mantuvieron en vilo a las autoridades navales. Ocurrió que durante tres semanas del mes de junio, misteriosos ecos detectados por medio del GCA-radar de aproximación sin visibilidad-provocaron una latente inquietud. Quizás, el suceso mas famoso que se recuerde, haya sido el que protagonizó el Teniente Federico Machaín, quien con su avión NA persiguió un OVNI hasta la altura de Magdalena. A raíz de estos acontecimientos, una Comisión Especial y un par de técnicos americanos se apersonaron en las instalaciones a efectos de supervisar todos los equipos electrónicos, sin encontrar fallas u anomalías. Por tanto, la Marina Argentina formalizó una Oficina de Información sobre Ovnis, de carácter oficial, que pasaría a recabar, vía formularios enviados a testigos de observaciones, todo lo concerniente a ésta temática. Otro tanto se hizo con los radaristas y los aviadores. El Teniente de Corbeta, Carlos. A. Molteni y su par Hugo Morales, como jefe y sub.-jefe, respectivamente de Relaciones Públicas, se encargaban de las “sociales” de la Base...

Ovnis regionales

Si bien la zona no es a efectos estadísticos, de las más concurridas por el Fenómeno OVNI, a lo largo de más de cinco décadas, registramos episodios singulares acaecidos en toda la región, como ser: Atalaya, Verónica, Magdalena, Pipinas y Punta Piedras . Específicamente en éste último balneario, van a transcurrir los primeros informes de la región en los que se refieren a aterrizaje de platillos, cuando a principios de Noviembre de 1968, Miguel Ángel Fountrier y Hugo Bustamante, descubren un extraño círculo de nueve hongos, uno de los cuales medía insólitamente casi 70 cms. de diámetro por 30 cms. de alto... Pero las historias de “luces malas” por aquellos lares se remontan, según nuestro archivo, a la medianoche del 3 de Abril de 1961, cuando un militar de la base es testigo del paso de un objeto luminoso.

Al año siguiente, un reconocido médico platense protagoniza un llamativo incidente OVNI, cuando se disponía a entrar a su casa de fin de semana, en cercanías de Atalaya, a escasos metros de la ruta Nº, y una brillante luz lo encandila por varios minutos desde arriba, para alejarse lentamente campo adentro... Pero, casos más casos menos, con el tiempo llegamos a 1983, donde se produce un espectacular encuentro con un mini-OVNI, al que los investigadores llamamos “Sondas”o “Telecaptores”o “Caneplas”. Durante la madrugada del 5 de Abril, el empresario Jorge Semacendi y su acompañante Daniel Vera, son perseguidos por una pequeña esfera luminosa, a escasos metros de su automóvil, durante el trayecto Villa Gesell-La Plata.

El enigmático objeto los acompañó durante

El enigmático objeto los acompañó durante un par de horas en un recorrido de casi 200 Km ., lo que provocó finalmente que el conductor se saliera del camino a gran velocidad corriendo riesgos sus vidas... pero lo más desconcertante ocurre minutos después, cuando son sobrepasados por una camioneta con techo, pero sin sus puertas traseras, lo que permitía ver su interior: ¡un diminuto aparato, con forma de plato volador se encontraba instalado allí adentro, siendo iluminado brevemente por los faros del coche de Semacendi ! . Y la pregunta surgía por sí sola, ¿Qué extrañas fuerzas se movilizaban por esos lugares, con tanta impunidad y en cercanías de la Base Aeronaval Punta Indio, del Regimiento de Tanques C-8 de Magdalena y del Destacamento de Prefectura de Atalaya? Teníamos registrados avistamientos y aterrizajes de OVNI y hasta Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, como el observado por un grupo de platenses, quienes al regresar de una jornada de caza, a principios de los años 70´, distinguen desde su auto, un cuerpo iluminado a unos 200 metros de la siempre sorprendente ruta Nº, en jurisdicción de Punta Indio, y junto a él, unas entidades de baja estatura que daban “saltitos como los gorriones” para desplazarse. Los ocasionales testigos, al detener la marcha del vehículo, se aproximan al fenómeno y uno de ellos con intención de disparar su arma, pero todos coinciden en que “algo invisible en el ambiente les provocaba decaimiento...".Aún así, los seres no se daban por enterados de las personas y seguían con sus tareas, hasta que al final los cazadores se retiraron del lugar... Pero es a partir de mediados de los 80´y a raíz de las versiones que nos llegaban, que empezamos a investigar por toda la franja costera anunciada anteriormente. Y las típicas historias nacidas en el folklore regional de los pueblos, afloraba por éstas tierras, con todo su esplendor: Un meteorito extraño caído y enterrado desde principios de siglo, allá por la época en que pasaba el ometa Halley (1910), en las afueras de Atalaya...

Un bólido incandescente precipitado en la playa de Punta Blanca, que incendia un gran sector, pero al llegar los bomberos no encuentran nada...
Formaciones luminosas que emergen de las aguas ribereñas y se aproximan a la costa periódicamente...

Apariciones de escalofriantes personajes a distintos pobladores, la mayoría respondiendo a seres enanos, cabezones y burlones...
Un transeúnte, en bicicleta, se topa por la noche, con un “ataúd flotando, color blanco, a un metro del piso”, y en su alocada carrera abandona el móvil, llevándose, incluso, las alambradas por delante...

Un soldado de prefectura, de Atalaya, estando de guardia, ve una " esferita luminosa " situarse al lado de la antena del Destacamento y al acercarse y tocarla con su fusil, ésta se rompe como una bombilla eléctrica...
Una manga para el ganado, ubicada en cercanías del paraje El Pino, en plena Ruta Nº, por donde sale una esfera de luz que acompaña, de tanto en tanto, a desprevenidos automovilistas...

Una huella en forma de herradura, color verde intenso, de 18 mts. de diámetro, que permanece intacta desde 1970 en un campo de Atalaya (éste fenómeno invalida de por sí, la enfermedad probable del terreno) ... Un camionero, que dirigiéndose al embarcadero de Vieytes por la ruta Nº36, en horas de la madrugada, es abordado por tres extraños individuos, vestidos de negro, de cabellos rubios y elevada talla, que le preguntan cosas incoherentes...

Una puerta luminosa naranja, que se aparece de improvisto, a un conductor en un camino de tierra de Magdalena...
Luces malas, de todo tamaño y forma, que merodean pasivamente por todos los campos de la región...

Por todo esto y mucho más, es que a partir de octubre de 1985 y hasta abril de 1986, nos instalamos en esos parajes, pudiendo certificar que una verdadera oleada OVNI se estaba produciendo allí, que culmina con la famosa detección de un campo en Atalaya, de nada más ni nada menos, que 150 huellas de distintos formatos (círculos, óvalos, ochos y herraduras) y diámetros (de 1 a 18 mts.), color verde intenso y muchas de ellas, con hongos en sus bordes, producto del aterrizaje masivo de Ovnis, que pasó a constituir el récord mundial de descensos, ya que en ningún lugar del planeta se descubrió semejante cantidad de marcas (los polémicos " círculos ingleses ", que se cuentan de a miles desde 1989 son harina de otro costal...). Y es precisamente allí en Atalaya , junto a algunos periodistas, que nos empezamos a preguntar el porqué de ésa elección del lugar y si esto podría provocar o generar algún cambio ambiental en la zona, desde el punto de vista ecológico o si de hecho ya se habría formado un microclima; en fin, todas hipótesis que con el tiempo se pudieron ir fortaleciendo. Curiosamente, casi al mismo tiempo se produce el misterioso caso de la gigantesca huella de " El Pajarillo ", en Córdoba, donde la hipótesis de una “campana invisible” que protegió la marca surgió nuevamente... pero volviendo a Atalaya , ¿habrá sido casualidad lo de las 150 huellas o fue el corolario de que algo muy profundo ocurrió y aún perdura por ésas tierras ?. Atalaya está a tan solo 30 km . recto de la Base Aeronaval Punta Indio.

La leyenda de las profundidades

Bien sabido es entre los buscadores de misterios marinos, que el famoso Triángulo de Bermudas tiene once hermanos menores, distribuidos en distintas partes de globo. Uno de estos sitios donde se producen aberraciones magnéticas, acompañadas de desapariciones de aviones y embarcaciones, se ubica en la zona atlántica de Cabo Polonio, en la denominada Barra San Juan, frente a la costa uruguaya. Allí, a través de los años han sucedido incidentes insólitos, donde se vieron involucrados navíos menores y otros de buen porte también. Quizás, el más famoso sea el del barco " Tacuarí", de bandera brasileña, que desapareció en su viaje inaugural en los años 70´. Otros fueron: " Don Guillermo ", " Juan Traverso ", " Ciudad de Salto ", " Australia ", " El Harino ", " Estrella del día ", " La Juanita ", " Yomour ", Etc. A decir de los viejos lobo de mar, la zona es como si de pronto se volviera maldita...

“Nací con un timón en la mano y un ancla en la otra. Pero no viajo a Cabo Polonio desde 1975, cuando la Rosa de los Vientos de mi barco se volvió loca y la aguja comenzó a girar como un ventilador. Yo he visto desaparecer barcos de gran tonelaje que se esfumaron detrás de mantos de niebla...”
Nelson Harley, marino uruguayo.-

“En Banco Solís existe una tremenda interferencia magnética. Los compases no responden y las naves parecen atraídas por fuerzas de increíble poder..."
Walter Valle, marino uruguayo.-

“No sé el número exacto de naufragios en la zona... dicen 700 en más de medio siglo. En ésa cifra debe andar. Si bien los marinos pueden exagerar, la zona es muy brava y quizás las interferencias se deban a una descomposición de los dos polos..." Ulises Fontanini, suboficial del Serv. De Balizamiento de la Armada Uruguaya.-

Lo concreto es que en épocas de la dictadura, la Barra San Juan estuvo cerrada a la navegación. por los hechos sucedidos y recién fue reabierta en 1983, con una regata BsAs-Polonio. ¿Qué poderes yacen bajo ésas aguas? ¿Solamente geo-magnéticos?... Pero en círculos esotéricos se sospecha, con fundamentos, de quienes estarían involucrados con estos eventos: una sociedad secreta llamada La Orden de los Caballeros de Poseidón, en honor a aquél dios griego del mar. Este grupo de las profundidades también tendría una de sus bases en plena bahía de Samborombón, en la pcia. De Buenos Aires, y desde estos dos sitios " controlarían " las aguas del Atlántico sur. Las coincidentes apariciones de Ovnis, OSNIs (Objetos Submarinos No Identificados) y desapariciones de embarcaciones en toda la zona en cuestión, justifica la hipótesis de una comunidad oculta, aquí, a pocos kilómetros?

El enigma de los pescadores

Si no fuera que en más de dos años de haber sucedido este accidente, aún no se tienen noticias del mínimo rastro, no tendría razón de asociarlo a ningún misterio. Es que se trata de un hecho policial, donde aún no se cerró la causa. Lo cierto es que aquel domingo 23 de Marzo de 1997, Walter Neves, José Luís García y Julio. C. Bueno, todos taxistas de La Plata , se disponían a pasar una jornada de pesca en el río, a la altura del balneario La Balandra. Se internaron por la mañana en una lancha " Van-Dick ", de cinco metros de eslora y un motor de 40 HP fuera de borda. Esa fue la última vez que se los vio con vida. Con el paso de las horas, los familiares realizan la denuncia y comienza una búsqueda, quizás, como nunca antes se había registrado en la región. Toda la costa hasta Punta Piedras y río adentro hasta Uruguay, playas, arroyos y montes ribereños, sin encontrar el mínimo indicio. No se pudo hallar en el agua nada que flotara: bolsos, caña, bidón, soga, ropa, etc. Así durante varias semanas... Es como si el río se los hubiera tragado en pleno día. La conmoción en las ciudades de La Plata. Berisso y Ensenada fue tremenda. Las versiones iban desde las mas serias hasta las más insólitas, pero hasta la actualidad no hay nada aclaratorio. Ojalá ello ocurra... 

La ruta del oro

A ésta altura de los acontecimientos, ¿quién puede negar que la zona que va desde Atalaya hasta la Bahía Samborombón está plagada de misterios? Ocurre que los incidentes hablan por sí solos, por tanto, algún secreto se debe esconder por ésas aguas. Partiendo de la admisión de que actúan Ovnis y OSNIs y de que pocos kilómetros hacia el mar se sitúa uno de los 12 " Triángulos malditos ", ¿la conexión de Los Caballeros de Poseidón, está tan alejada de la realidad?. Estos señores, de aparente raza aria, cuyo símbolo es el Hipocampo, ¿tuvieron relación con la Alemania nazi?

Todo el rastreo histórico salido a la luz, sumado a las leyendas lugareñas apuntan a que evidentemente el desembarco nazi, a mediados de la década del 40´, en ésta región, no fue producto de la casualidad: Concluida la Segunda Guerra Mundial, los alemanes pusieron en marcha el Operativo Feurland-Tierra del Fuego, que consistía en el envío de varios submarinos " U-Botes " a nuestras costas trasladando jerarcas (se dice que Martín Borman llegó en uno de ellos) y una cuantiosa fortuna de oro y tesoros. Las naves partían de Cádiz, España y desembarcaban en bases secretas de las costas argentinas.

La más sureña estaba en la Bahía San Sebastián, de Tierra del Fuego y los mas arriesgados hablan de que los submarinos llegaban, inclusive, a un sector de nuestra propia Antártida, donde existiría una sociedad secreta alemana que habría desarrollado una convivencia con una comunidad de los hielos de alta tecnología. Las otras bases se ubican en Puerto Coig, Santa Cruz, donde se habría hundido un submarino; en el Golfo San Matías, Río Negro, donde también se habría hundido otro submarino, en el sector Caleta de los Loros; en Miramar, en plena costa bonaerense y por último, al norte de la ya famosa bahía Samborombón, casualmente en Punta Indio . Como se podrá apreciar, todos sitios donde las apariciones de Ovnis fueron y son una constante. Precisamente, gran parte del oro nazi llegado a nuestro país, habría desembarcado en las costas de Punta Indio, a 15 km . de verónica. En la actualidad existe una fuerte colonia germana en la zona, que no hace más que robustecer ciertas hipótesis...

La contaminación ufológica

A partir de 1990, la ribera que une Punta Indio con la Bahía , pasó a ser centro de atención de curiosos, investigadores, periodistas y también artistas interesados en Ovnis. Grupos místicos, parapsicólogos y sectas, terminaron por conformar una cofradía cósmica donde confluían mensajes del mas allá, observaciones de Ovnis, luces en el agua, oraciones y contactos con ET. A todo esto, los pobladores, caracterizados por su mezcla de serenidad, coherencia y escepticismo, comenzaron a ver desfilar periódicamente automóviles y colectivos provenientes de Capital Federal y el gran Bs.As. Que descubrieron así, un nuevo caldo de cultivo para desconocidos intereses, tal como había ocurrido en " La Aurora ", Uruguay y en Capilla del Monte, Córdoba. Por tanto, aquel turista estresado, deseoso de pasar un fin de semana de sol y pesca, no se asombraba de distinguir figuras en la noche, formando círculos y tomados de las manos, implorando por la llegada de alguna luz... aunque mas no sea. y si de luces se trata:

Bienvenidos... los AVIONES, que se desplazan majestuosamente, pegando la curva sobre el río, en sus rutas hacia Montevideo o Brasil y viceversa.

Bienvenidos... los BARCOS sobre el horizonte, que se distinguen como luces que se prenden y apagan.

Bienvenidos... los METEORITOS, que ante un cielo diáfano, tachonado de estrellas, surcan el firmamento en todas direcciones.

Bienvenidos... los SATELITES, que se pueden apreciar en cantidades y siguiendo o cruzando distintas órbitas.

Bienvenidos... los REFLECTORES o LINTERNAZOS, lanzados por los pescadores del lugar.

Bienvenidos... reza el cartel de entrada al pueblo.

Pero también y a pesar de todo, debe ser bienvenido todo dato aclaratorio, toda investigación objetiva, toda información seria, que siga sumando piezas a éste complejo rompecabezas.

Las últimas investigaciones

En 1992 empezamos a investigar, específicamente, la franja comprendida entre Punta Indio y la Bahía Samborombón. La primera " jornada de observación " la realizamos conjuntamente con el grupo Hemisferios y las investigadoras Silvia y Andrea Simondini. Hasta la fecha, fueron numerosas las idas y venidas hacia ésas playas. Por el momento, el virus de la intoxicación mística pudo ser aislado a tiempo y no logró contaminar ni a los investigadores serios ni al pueblo en general. Respecto a la Base Aeronaval , goza de buena salud, aunque ya hace mas de dos décadas que la Oficina de Información OVNI fue desmantelada. Si el radar se sobresalta, nadie ajeno se da por enterado. La pesca, desde el balneario Nº hasta la bahía, tiene sus épocas buenas y malas. Sus aguas, sin dudas, están mas limpias que las de la Costanera metropolitana, Quilmes o Punta Lara. Los pasajes de Ovnis, obviamente, serán los mismos que los de 1947 en adelante, aunque siempre queda el interrogante de " lo qué se esconde bajo ésas aguas”.

Periódicamente nos motiva una nueva incursión OVNI, pero en los últimos años, máxime en tiempos estivales, el fenómeno parece estar más ligado al agua que al aire o la tierra. Esferas u óvalos de luz, emergiendo y acercándose a la costa, con figuras antropomorfas radiantes, han espantado a más de un turista. Ruedas luminosas en la superficie acuática, luces anfibias, sondas que emergen y sobrevuelan la playa, etc. conforman un panorama a tener muy en cuenta. Inclusive nuestro propio equipo investigativo tubo una experiencia a las 01.45 hs. del 15 de diciembre de 1996:” Estábamos ubicados en un camping de Punta Piedras. El grupo lo formábamos once personas, ubicadas a escasos 20 metros de la playa. La noche estaba tranquila y estrellada. El viento soplaba a interesante velocidad, aunque sin llegar a ser muy intenso. De repente, Daniel López, pega un grito y nos hace mirar hacia el agua. Instintivamente, todos le obedecemos y contemplamos un fenómeno extrañísimo: una diminuta luz, color blanco-amarillento y en vuelo irregular, como una mariposa, se desplazaba como salida del agua, a unos tres metros de altura, para detenerse al lado de un árbol. En ése instante, el grupo se dirigió presuroso al encuentro de ése pequeño cuerpo volador luminoso. Algunos trataron de enfocarlo con las linternas y otros dispararon los flashes fotográficos. Inexplicablemente, en medio de la oscuridad, distinguimos una persona estática, allí, casi debajo de la luz. Era nuestro compañero Alcides, que insólitamente se había adelantado al grupo, cuando segundos atrás, era el único que dormía profundamente...

La misteriosa presencia, tal como vino, se alejó. Con el mismo recorrido y tardando en su regreso a la costa, los mismos treinta segundos de la ida. Las opiniones sobre su formato estuvieron divididas: Alcides, quien fue el que mas cerca se posicionó, a tal punto que la tuvo al alcance de la mano, la describió como una " esferita de luz”. Otros, no visualizaron una forma definida y en cambio, algunos la compararon a una mariposa o... un hada. Las titilantes luciérnagas rondaban por toda la zona, pero esto era diferente. Al finalizar el episodio, dos interrogantes flotaban en el ambiente. Uno, era el hecho de que recién cuando ése intruso se perdió, nos percatámos que el viento en contra no había perjudicado su accionar, ya que sus movimientos, silenciosos y bamboleantes, eran idénticos a su vuelo con el viento a favor. Por tanto, las maniobras eran propias de su físico. La otra duda se refiere a Alcides, ¿si se hallaba durmiendo, como hizo para adelantarse unos diez metros al grupo en dirección a la luz? El tampoco se lo explicó claramente. Y ése fenómeno vivido quedó grabado en el grupo de la FAO , a tal punto que el propio Alcides deseó volver a la zona a realizar una nueva observación. Y lo hizo el otro verano, al sur de bahía Samborombón, lindante con el Tuyú, junto a familiares y amigos. Pero trágicamente, ésas peligrosas aguas se llevaron la vida de Alcides Rocha Polanco el 2 de febrero de 1998...”

Qué se manifiesta en aquellos parajes desde hace tiempo? Es verosímil la hipótesis de Los Caballeros de Poseidón?. Son extraterrestres? Son Ovnis ligados a los alemanes?. Hay algún pacto? La parte oficial ignora todo? En fin, todas preguntas que solamente mediante un camino, la investigación, tal vez algún día se puedan contestar. La única certeza es que La conexión acuática de Punta Indio es una ruta significativa en la fenomenología OVNI, y que ya muchos conocen... Resulta inquietante el sólo pensar de que extrañas logias, órdenes o sociedades secretas, de objetivos oscuros, pero manejando un gran aparato tecno-psíquico apoyado por un tremendo poder económico estén ante nuestras narices con una notable pasividad. Pero la realidad nos muestra quizás lo contrario: A partir de los años 80ya se hablaba de un tal Archiduque de Orth, personaje misterioso que permaneció varios años en algún lugar de la Patagonia , ligado a conexiones Ovnis y a un mundo oculto subterráneamente. Precisamente sus miembros, envueltos en una Orden Negra, con ascendencias nórdicas-franco-nazis viajarían en platos voladores, que tardando media hora de viaje, unirían algún punto de Francia con bases intraterrenas en plena cordillera de los Andes... Últimamente, no menos sugestiva es la versión que nos habla de enigmáticos personajes de supuesta raza aria, conviviendo en las chilenas Islas Guaitecas con Objetos Voladores, que dominando la teletransportación, cubrirían el trayecto a una base en los Alpes Italianos y serian los causantes de las apariciones Ovnis más relevantes de Chile y Argentina a partir de 1985...

En fin, todo un mosaico de sospechosos grupos y de instrumentación conspirativa, rodeados de un halo hitleriano, que siempre aparece cuando surge la ligazón OVNI-misticismo. Existe alguna relación entre éstas informaciones y lo de Punta Indio- Bahía Samborombón?. Hay otros " personajes " involucrados?... 

Ovnilogía comparada

Un sorprendente caso de sonda marina acontece en las Islas Canarias, España, que guarda cierta semejanza con nuestro avistaje en Punta Piedras, debido a la escasez de incidentes marinos de Ovnis diminutos: Gianni Capiachi, un itálico buzo de profesión, se sumergió la mañana del 2 de julio de 1994 a tomar fotografías submarinas con una cámara especial. Cuando sale a la superficie, una extraña burbujas cristalina, de unos 30 cms. de diámetro, se le acercó y comenzó a seguirlo. El buzo descendió bajo las aguas y la burbuja hizo lo mismo. Su desplazamiento en la superficie como debajo, era idéntico (recordar la esferita y su vuelo a favor y en contra del viento). Según el profesional. La burbuja tenía como una pantallita central que lo observaba. Al salir nuevamente del agua, pudo fotografiarla dos veces y a posteriori, el misterioso acompañante empezó a dar vueltas y repentinamente desapareció de su vista. Una vez subido al yate, Capiachi distinguió una nube negra sobre su embarcación, pero le restó importancia...

 Invierno de 1965. Base aeronaval de Punta Indio, Prov. de Buenos Aire s.
Una mañana, cuando apareció en la pantalla del radar un blanco no identificado (en días anteriores ya se habían detectado en varias ocasiones la presencia de ecos similares, a veces solos, otras veces en formación, y otras acercándose o persiguiendo aviones en vuelo) desde la torre de control se ordenó que descendieran todos los aviones en vuelo y que decolara de inmediato un aparato North American, de entrenamiento avanzado, con el fin de interceptar al objeto desconocido. Como éste no era visible a ojo desnudo, el avión, piloteado por el teniente de navío Federico N. Machain, fue guiado hacia su objetivo. La cacería resultó infrecuencia, pues el OVNI eludía siempre con toda facilidad -ora cambiando de rumbo, ora aumentando la velocidad- las tentativas del NA por aproximarse, Este juego se mantuvo por espacio de media hora. En determinado momento el piloto a simple vista tuvo una percepción fugaz del objeto a su derecha- no pudo detectar más que un brillo-; pero simultáneamente el avistaje fue confirmado desde tierra por el radar y en la pantalla del mismo apareció el OVNI a la derecha de la aeronave.
(Fuente: Nielsen, Salvador. Sí; los platos voladores existen. (En: Panorama, set. 1967, p. 97).

INFORME LUIS BURGOS Y COFAO, ARGENTINA

Estimados amigos:
La demora en escribir se debe a que estoy recepcionando los informes de la Cadena de Observadores de la FAO ,y estos vienen algo lentos, ya que aún faltan muchos. Hasta ahora no hay novedades importantes. Ocurre que en la provincia de BsAs. hubo una gran tormenta el sábado en horas de la noche, lo que conspiro, obviamente con el Alerta ...pero aún así estuvimos presente en la región de Punta Indio , junto a Carlos Iurchuk y el canal INFINITO, con el que hicimos el programa para el capitulo del Guía ET. En Monterrey, México también nuestro corresponsal realizó el Alerta. Recién me llega la info. de Río Cuarto, Córdoba, con resultado negativo...Quedo a la espera de mas info.

Alerta Ovni en: Punta Piedras, próximo a Punta Indio, en la zona norte de la bahía Samborombom, provincia de BsAs.
Horario: De 21 a 00.30 hs. cuando nos corrió el temporal...
Miembros: Miguel Peralta, Celia Soer y Luís Burgos de la FAO ,junto a Carlos Iurchuk.
Material: No se registraron videograbaciones, pero aún así se tiraron fotos en exposición...
Novedades: Negativo, la noche totalmente encapotada, con lluvia y viento no permitió absolutamente nada. La única fuente de luz divisable desde el río fue la luminosidad de la costa uruguaya, o sea, Montevideo.
Lo mas importante es la unión de investigadores, en este tipo de eventos, ah pesar de condiciones adversas.

OVNIS EN PUNTA INDIO

por (RE) HUGO A. FRONTROTH

¿Alguna vez te conté sobre los OVNIS de Punta Indio...?

Paso a recordar la secuencia de acontecimientos que llevaron al conocimiento de que "algo raro pasa en P indio". Allá por el 1962/63 se instaló en la Torre de Control el GCA (Ground Control Approach) para la pista nueva, amén del grupo de luces de cabecera (Flash).
La instalación, control y posterior empleo del nuevo chiche estuvo a cargo del Taller de Electrónica de Punta Indio (TEPI), con la ayuda del suboficial González Desseff, que ya había trabajado en la instalación de un equipo similar en Cte. Espora. Así las cosas había que probar el equipo y calibrarlo y, simultáneamente, adiestrar a los nuevos operadores GCA.
Me presté voluntario para volar un N.A. o un Beechcraft (C-459 y, con amplia visibilidad, se fueron limando las asperezas y afinando la puntería. Por ejemplo: al principio el avión terminaba "aterrizando" media pista afuera de la real. Pero con pruebas sucesivas las cosas se encajonaron de tal manera que el operador cantaba el momento del toque justo cuando "cantaban" las ruedas sobre el pavimento. Esto es importantísimo para los pilotos que luego han de fiarse de las órdenes del operador GCA para que los traiga a la pista en medio de la "sopa".
Aparte de la práctica en la pista había que identificar puntos notable fijos que aparecían en el radar: un molino y una casa al norte, las chimeneas de la fábrica de Pipinas y... otras cosas que a veces aparecían y otras no. Es más cuando el operador me ponía sobre un punto que aparecía en la pantalla me preguntaba que había debajo mío... NO HABIA NADA. Esto ocurría particularmente en la zona lacustre hacia el Sudoeste de la Base. Como había lugares en el campo aptos para aterrizaje hasta suponíamos que pudieran ser pequeños aeroplanos con contrabando,... pero no había tal avión.
Como la doctrina imponía que se hiciera algo así como 100 aterrizajes de práctica antes de utilizar el equipo en condiciones reales de "mínimos instrumentales", nos dedicamos de lleno a cumplir con lo requerido. Cada vez con mayor precisión y seguridad tanto en tierra como en el avión, fuimos haciendo variaciones en la dirección de las aproximaciones y las pistas en uso, así como en la velocidad del avión –con los 90 nudos para el N.A. o C-45 hasta simular DC3 con 120 o un jet con 150/160, sólo que para este caso la aproximación era con tren adentro y pleno motor del N.A. Había que avisar previamente a la Torre de Control porque si no se armaba un pandemónium en la misma con el operador saliendo al balcón, tirando bengalas y gritando exquisiteces al avión que venía al aterrizaje sin tren abajo.
Durante estas prácticas el operador del GCA veía que "los puntos móviles no identificados" se acercaban al avión en algunas ocasiones y lo seguían por unos instantes, luego "perderían interés" digo yo? Una vez o dos siguieron al avión hasta la aproximación final y aparecían también en la pendiente, con lo cual teníamos enfilación –arriba/abajo, derecha/izquierda y distancia. Es indudable que algo había, pues el eco radar era preciso, fuerte y claro. En una aproximación el operador me dijo que me seguía un eco a lo cual contesté: "invítalo a aterrizar". No nos prestó atención y nada vimos.
En otra ocasión, un poco cansado de hacer siempre lo mismo y para enfriar un poco el motor, porque la pendiente había que hacerla con motor y a relativamente baja velocidad, trepé hasta unos 8.000 pies . Ante esta maniobra insólita para lo que estábamos practicando, se destacó un OVNI de la región Sudoeste y se acercó al avión; debo dejar aclarado que las aproximaciones de este tipo se hacían cruzando toda la pantalla radar en un par de búsqueda, da unas 40 millas de radio de alcance del radar de búsqueda, da unas 40 millas por segundo o sea 144.000 millas por hora.
De la misma manera que arrancaban también se detenían al lado del avión y lo escoltaban por unos segundos y después desaparecían; a veces elevando la antena radar hasta unos 30º aparecían a alturas increíbles, por radar 40 ó 50.000 pies . En este caso, le dije al operador que me apuntara hacia el OVNI y cada vez que lo iba a embestir, el OVNI se movía a un costado o se ponía detrás, yo ponía vuelo nivelado y de inmediato el OVNI se ubicaba en el costado. Otro ataque y siempre lo mismo. Por fin dimos por terminado el juego y volví a la Base a terminar el trabajo, el Ovni desapareció. Demás está decir que nunca vi nada. Si leían nuestros pensamientos, deben haber interpretado que quería comunicarme con ellos, porque eso tenía in mente cuando hacía el "combate" con el OVNI.
Había en el Servicio de Inteligencia Naval (SIN) un oficial Jefe que se preocupaba por el fenómeno OVNI y a él recurrí para contarle lo que nos pasaba en Pindio. Se programó una visita a la Base y apareció con otros técnicos y varias cajas. Observó lo que se veía en el radar y luego, en la posibilidad que hubiera una falla en la pantalla, cambió el tubo de la misma- que traían en una de las cajas misteriosas. Resultado: donde antes habían visto tres OVNI ahora veían cuatro o cinco.
Los mismos resultados de siempre se obtuvieron con las maniobras realizadas por un avión N.A. al cual se envió a interceptar a tres Ovnis. El piloto no sabía que tenía delante y en trepada saló de dentro de una nube. Estaba frente a los tres pero en este caso informó que veía una luz a la derecha, que luego se perdió. Todo esto salió publicado más adelante en una revista, con un poco de aderezo periodístico pero en esencia lo mismo que hemos relatado.
Hicimos un cuaderno de registro con "avistajes" OVNI: fecha, hora, rumbo, cantidad; el librito debe estar en algún lado si no lo tiraron. No sé si siguen viendo ecos en el radar y ya sean tan comunes que nadie les da importancia.
Nunca nadie vio nada concreto en el terreno o sea fuera de la pantalla; excepto la noche del 9 de julio de 1963, cuando con varios oficiales del Ejército y de la Armada estábamos al pié de la torre de control esperando un avión, vimos una luz muy intensa que se desplazaba a gran velocidad por el medio del Río de La Plata. A la velocidad que se movía, no había ni un jet que lo pudiese hacer; además la luz que vimos era como la de un faro de aterrizaje, cosa que hubiéramos dejado de ver si el "avión" hubiera seguido viaje como lo hizo hacia el sudeste. En cambio ésta permaneció intensa todo el tiempo y se perdió de golpe entre las nubes (cielo cubierto 8/8, plafond unos 3/ 4 mil pies).
Quede este cuentito como el inicio de los OVNIS en Punta Indio. Si alguien más tiene testimonios que agregar que se arrime al pañol de los recuerdos.

NOTA : la revista que menciono es Panorama de septiembre de 1967, Pág. 67

Fuente :
Revista Mach-1 - AÑO VI - Nº28 - Pág.40/41 (Mayo-Junio-Julio 1990)

La conexión acuática de Punta Indio
Por Luis Burgos (Exclusivo)

Ubicación geográfica

Punta Indio es un partido de la provincia de Buenos Aires, cuya ciudad cabecera es Verónica. Está ubicado a unos 100 km . al sur de La Plata , capital provincial y se halla recortado sobre la costa del Río de la Plata. Posee un balneario de escasa infraestructura, en donde la pesca sobresale por sobre todas las cosas. En la zona, se encuentra enclavada la Base Aeronaval Punta Indio.

Antecedentes

Precisamente allí, en el año 1965 y cuando su Jefatura estaba al mando de Hugo Frontoth. una serie de avistamientos de Objetos Voladores No Identificados (OVNIs) mantuvieron en vilo a las autoridades navales. Ocurrió que durante tres semanas del mes de junio, misteriosos ecos detectados por medio del GCA-radar de aproximación sin visibilidad-provocaron una latente inquietud. Quizás, el suceso mas famoso que se recuerde, haya sido el que protagonizó el Teniente Federico Machaín, quien con su avión NA persiguió un OVNI hasta la altura de Magdalena. A raíz de estos acontecimientos, una Comisión Especial y un par de técnicos americanos se apersonaron en las instalaciones a efectos de supervisar todos losequipos electrónicos, sin encontrar fallas u anomalías. Por tanto, la Marina Argentina formalizó una OFICINA DE INFORMACION SOBRE OVNIs, de carácter oficial, que pasaría a recabar, vía formularios enviados a testigos de observaciones, todo lo concerniente a ésta temática. Otro tanto se hizo con los radaristas y los aviadores. El Teniente de Corbeta, Carlos. A. Molteni y su par Hugo Morales, como jefe y sub-jefe, respectivamente de Relaciones Públicas, se encargaban de las “sociales”de la Base...

OVNIs regionales

Si bien la zona no es a efectos estadísticos, de las mas concurridas por el Fenómeno OVNI, a lo largo de mas de cinco décadas, registramos episodios singulares acaecidos en toda la región, como ser: Atalaya, Verónica, Magdalena, Pipinas y Punta Piedras. Específicamente en éste último balneario, van a transcurrir los primeros informes de la región en los que se refieren a aterrizaje de platillos, cuando a principios de Noviembre de 1968, Miguel Angel Fountrier y Hugo Bustamante, descubren un extraño círculo de nueve hongos, uno de los cuales medía insólitamente casi 70 cms. de diámetro por 30 cms. de alto... Pero las historias de “luces malas” por aquellos lares se remontan, según nuestro archivo, a la medianoche del 3 de Abril de 1961, cuando un militar de la base es testigo del paso de un objeto luminoso.
Al año siguiente, un reconocido médico platense protagoniza un llamativo incidente OVNI, cuando se disponía a entrar a su casa de fin de semana, en cercanías de Atalaya, a escasos metros de la ruta Nº11, y una brillante luz lo encandila por varios minutos desde arriba, para alejarse lentamente campo adentro... Pero, casos más casos menos, con el tiempo llegamos a 1983, donde se produce un espectacular encuentro con un mini-OVNI, al que los investigadores llamamos “Sondas”o “Telecaptores”o “Caneplas”. Durante la madrugada del 5 de Abril, el empresario Jorge Semacendi y su acompañante Daniel Vera, son perseguidos por una pequeña esfera luminosa, a escasos metros de su automóvil, durante el trayecto Villa Gesell-La Plata.
El enigmático objeto los acompañó durante un par de horas en un recorrido de casi 200 km , lo que provocó finalmente que el conductor se saliera del camino a gran velocidad corriendo riesgos sus vidas... pero lo más desconcertante ocurre minutos después, cuando son sobrepasados por una camioneta con techo, pero sin sus puertas traseras, lo que permitía ver su interior: ¡un diminuto aparato, con forma de plato volador se encontraba instalado allí adentro, siendo iluminado brevemente por los faros del coche de Semacendi ! . Y la pregunta surgía por sí sola, ¿Qué extrañas fuerzas se movilizaban por esos lugares, con tanta impunidad y en cercanías de la Base Aeronaval Punta Indio, del Regimiento de Tanques C-8 de Magdalena y del Destacamento de Prefectura de Atalaya? Teníamos registrados avistamientos y aterrizajes de OVNI y hasta Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, como el observado por un grupo de platenses, quienes al regresar de una jornada de caza, a principios de los años 70´, distinguen desde su auto, un cuerpo iluminado a unos 200 metros de la siempre sorprendente ruta Nº11, en jurisdicción de Punta Indio, y junto a él, unas entidades de baja estatura que daban “saltitos como los gorriones” para desplazarse. Los ocasionales testigos, al detener la marcha del vehículo, se aproximan al fenómeno y uno de ellos con intención de disparar su arma, pero todos coinciden en que “algo invisible en el ambiente les provocaba decaimiento...".Aún así, los seres no se daban por enterados de las personas y seguían con sus tareas, hasta que al final los cazadores se retiraron del lugar... Pero es a partir de mediados de los 80´y a raíz de las versiones que nos llegaban, que empezamos a investigar por toda la franja costera anunciada anteriormente. Y las típicas historias nacidas en el folklore regional de los pueblos, afloraba por éstas tierras, con todo su esplendor: Un meteorito extraño caído y enterrado desde principios de siglo, allá por la época en que pasaba el ometa Halley (1910), en las afueras de Atalaya...

Un bólido incandescente precipitado en la playa de Punta Blanca, que incendia un gran sector, pero al llegar los bomberos no encuentran nada...

Formaciones luminosas que emergen de las aguas ribereñas y se aproximan a la costa periódicamente...

Apariciones de escalofriantes personajes a distintos pobladores, la mayoría respondiendo a seres enanos, cabezones y burlones...

Un transeúnte, en bicicleta, se topa por la noche, con un “ataúd flotando, color blanco, a un metro del piso”, y en su alocada carrera abandona el móvil, llevándose, incluso, las alambradas por delante...

Un soldado de prefectura, de Atalaya, estando de guardia, ve una " esferita luminosa " situarse al lado de la antena del Destacamento y al acercarse y tocarla con su fusil, ésta se rompe como una bombilla eléctrica...

Una manga para el ganado, ubicada en cercanías del paraje El Pino, en plena Ruta Nº11, por donde sale una esfera de luz que acompaña, de tanto en tanto, a desprevenidos automovilistas...

Una huella en forma de herradura, color verde intenso, de 18 mts. de diámetro, que permanece intacta desde 1970 en un campo de Atalaya (éste fenómeno invalida de por sí, la enfermedad probable del terreno) ...

Un camionero, que dirigiéndose al embarcadero de Vieytes por la ruta Nº36, en horas de la madrugada, es abordado por tres extraños individuos, vestidos de negro, de cabellos rubios y elevada talla, que le preguntan cosas incoherentes...

Una puerta luminosa naranja, que se aparece de improvisto, a un conductor en un camino de tierra de Magdalena ...

Luces malas, de todo tamaño y forma, que merodean pasivamente por todos los campos de la región...

Por todo esto y mucho más, es que a partir de octubre de 1985 y hasta abril de 1986, nos instalamos en esos parajes, pudiendo certificar que una verdadera oleada OVNI se estaba produciendo allí, que culmina con la famosa detección de un campo en Atalaya, de nada más ni nada menos, que 150 huellas de distintos formatos (círculos, óvalos, ochos y herraduras) y diámetros (de 1 a 18 mts.), color verde intenso y muchas de ellas, con hongos en sus bordes, producto del aterrizaje masivo de OVNIs, que pasó a constituir EL RECORD MUNDIAL DE DESCENSOS, ya que en ningún lugar del planeta se descubrió semejante cantidad de marcas (los polémicos " círculos ingleses ", que se cuentan de a miles desde 1989 son harina de otro costal...). Y es precisamente allí en Atalaya, junto a algunos periodistas, que nos empezamos a preguntar el porqué de ésa elección del lugar y si esto podría provocar o generar algún cambio ambiental en la zona, desde el punto de vista ecológico o si de hecho ya se habría formado un microclima; en fin, todas hipótesis que con el tiempo se pudieron ir fortaleciendo. Curiosamente, casi al mismo tiempo se produce el misterioso caso de la gigantesca huella de " El Pajarillo ", en Córdoba, donde la hipótesis de una “campana invisible” que protegió la marca surgió nuevamente... pero volviendo a Atalaya, ¿habrá sido casualidad lo de las 150 huellas o fue el corolario de que algo muy profundo ocurrió y aún perdura por ésas tierras?. Atalaya está a tan solo 30 km . rectos de la Base Aeronaval Punta Indio.

Bien sabido es entre los buscadores de misterios marinos, que el famoso Triángulo de Bermudas tiene once hermanos menores, distribuidos en distintas partes de globo. Uno de estos sitios donde se producen aberraciones magnéticas, acompañadas de desapariciones de aviones y embarcaciones, se ubica en la zona atlántica de Cabo Polonio, en la denominada Barra San Juan, frente a la costa uruguaya. Allí, a través de los años han sucedido incidentes insólitos, donde se vieron involucrados navíos menores y otros de buen porte también. Quizás, el más famoso sea el del barco " Tacuarí", de bandera brasileña, que desapareció en su viaje inaugural en los años 70´. Otros fueron: " Don Guillermo ", " Juan Traverso ", " Ciudad de Salto ", " Australia ", " El Harino ", " Estrella del día ", " La Juanita ", " Yomour ", Etc. A decir de los viejos lobo de mar, la zona es como si de pronto se volviera maldita...

" Nací con un timón en la mano y un ancla en la otra. Pero no viajo a Cabo Polonio desde 1975, cuando la Rosa de los Vientos de mi barco se volvió loca y la aguja comenzó a girar como un ventilador. Yo he visto desaparecer barcos de gran tonelaje que se esfumaron detrás de mantos de niebla..."

Nelson Harley, marino uruguayo.-

" En Banco Solís existe una tremenda interferencia magnética. Los compases no responden y las naves parecen atraídas por fuerzas de increíble poder..."

Walter Valle, marino uruguayo.-

" No sé el número exacto de naufragios en la zona... dicen 700 en más de medio siglo. En ésa cifra debe andar. Si bien los marinos pueden exagerar, la zona es muy brava y quizás las interferencias se deban a una descomposición de los dos polos..."

Ulises Fontanini, suboficial del Serv. de Balizamiento de la Armada Uruguaya.-

Lo concreto es que en épocas de la dictadura, la Barra San Juan estuvo cerrada a la navegación. por los hechos sucedidos y recién fue reabierta en 1983, con una regata BsAs-Polonio. ¿Qué poderes yacen bajo ésas aguas? ¿Solamente geo-magnéticos?... Pero en círculos esotéricos se sospecha, con fundamentos, de quienes estarían involucrados con estos eventos: una sociedad secreta llamada LA ORDEN DE LOS CABALLEROS DE POSEIDON, en honor a aquel Dios griego del mar. Este grupo de las profundidades también tendría una de sus bases en plena bahía de Samborombón, en la pcia. de Buenos Aires, y desde estos dos sitios " controlarían " las aguas del Atlántico sur. Las coincidentes apariciones de OVNIs, OSNIs (Objetos Submarinos No Identificados) y desapariciones de embarcaciones en toda la zona en cuestión, justifica la hipótesis de una comunidad oculta, aquí, a pocos kilómetros?

El enigma de los pescadores

Si no fuera que en más de dos años de haber sucedido este accidente, aún no se tienen noticias del mínimo rastro, no tendría razón de asociarlo a ningún misterio. Es que se trata de un hecho policial, donde aún no se cerró la causa. Lo cierto es que aquel domingo 23 de Marzo de 1997, Walter Neves, José Luis García y Julio. C. Bueno, todos taxistas de La Plata , se disponían a pasar una jornada de pesca en el río, a la altura del balneario La Balandra. Se internaron por la mañana en una lancha " Van-Dick ", de cinco metros de eslora y un motor de 40 HP fuera de borda. Esa fue la última vez que se los vio con vida. Con el paso de las horas, los familiares realizan la denuncia y comienza una búsqueda, quizás, como nunca antes se había registrado en la región. Toda la costa hasta Punta Piedras y río adentro hasta Uruguay, playas, arroyos y montes ribereños, sin encontrar el mínimo indicio. No se pudo hallar en el agua nada que flotara: bolsos, caña, bidón, soga, ropa, etc. Así durante varias semanas... Es como si el río se los hubiera tragado en pleno día. La conmoción en las ciudades de La Plata. Berisso y Ensenada fue tremenda. Las versiones iban desde las mas serias hasta las más insólitas, pero hasta la actualidad no hay nada aclaratorio. Ojalá ello ocurra...

La ruta del oro

A ésta altura de los acontecimientos, ¿quién puede negar que la zona que va desde Atalaya hasta la Bahía Samborombón está plagada de misterios?. Ocurre que los incidentes hablan por sí solos, por tanto, algún secreto se debe esconder por ésas aguas. Partiendo de la admisión de que actúan OVNIs y OSNIs y de que pocos kilómetros hacia el mar se sitúa uno de los 12 " Triángulos malditos ", ¿la conexión de Los Caballeros de Poseidón, está tan alejada de la realidad?. Estos señores, de aparente raza aria, cuyo símbolo es el Hipocampo, ¿tuvieron relación con la Alemania nazi? Todo el rastreo histórico salido a la luz, sumado a las leyendas lugareñas apuntan a que evidentemente el desembarco nazi, a mediados de la década del 40´, en ésta región, no fue producto de la casualidad: Concluída la Segunda Guerra Mundial, los alemanes pusieron en marcha el Operativo Feurland-Tierra del Fuego, que consistía en el envío de varios submarinos " U-Botes " a nuestras costas trasladando jerarcas (se dice que Martín Borman llegó en uno de ellos) y una cuantiosa fortuna de oro y tesoros. Las naves partían de Cádiz, España y desembarcaban en bases secretas de las costas argentinas. La más sureña estaba en la Bahía San Sebastián, de Tierra del Fuego y los mas arriesgados hablan de que los submarinos llegaban, inclusive, a un sector de nuestra propia Antártida, donde existiría una sociedad secreta alemana que habría desarrollado una convivencia con una comunidad de los hielos de alta tecnología. Las otras bases se ubican en Puerto Coig, Santa Cruz, donde se habría hundido un submarino; en el Golfo San Matías, Río Negro, donde también se habría hundido otro submarino, en el sector Caleta de los Loros; en Miramar, en plena costa bonaerense y por último, al norte de la ya famosa bahía Samborombón, casualmente en Punta Indio. Como se podrá apreciar, todos sitios donde las apariciones de OVNIs fueron y son una constante. Precisamente, gran parte del oro nazi llegado a nuestro país, habría desembarcado en las costas de Punta Indio, a 15 km . de verónica. En la actualidad existe una fuerte colonia germana en la zona, que no hace más que robustecer ciertas hipótesis...

La contaminación ufológica

A partir de 1990, la ribera que une Punta Indio con la Bahía , pasó a ser centro de atención de curiosos, investigadores, periodistas y también artistas interesados en OVNIs. Grupos místicos, parapsicólogos y sectas, terminaron por conformar una cofradía cósmica donde confluían mensajes del mas allá, observaciones de OVNIs, luces en el agua, oraciones y contactos con ET. A todo esto, los pobladores, caracterizados por su mezcla de serenidad, coherencia y escepticismo, comenzaron a ver desfilar periódicamente automóviles y colectivos provenientes de Capital Federal y el gran Bs.As. que descubrieron así, un nuevo caldo de cultivo para desconocidos intereses, tal como había ocurrido en " La Aurora ", Uruguay y en Capilla del Monte, Córdoba. Por tanto, aquel turista estresado, deseoso de pasar un fin de semana de sol y pesca, no se asombraba de distinguir figuras en la noche, formando círculos y tomados de las manos, implorando por la llegada de alguna luz... aunque mas no sea. y si de luces se trata:

Bienvenidos... los AVIONES, que se desplazan majestuosamente, pegando la curva sobre el río, en sus rutas hacia Montevideo o Brasil y viceversa.

Bienvenidos... los BARCOS sobre el horizonte, que se distinguen como luces que se prenden y apagan. Bienvenidos... los METEORITOS, que ante un cielo diáfano, tachonado de estrellas, surcan el firmamento en todas direcciones. Bienvenidos... los SATELITES, que se pueden apreciar en cantidades y siguiendo o cruzando distintas órbitas. Bienvenidos... los REFLECTORES o LINTERNAZOS, lanzados por los pescadores del lugar. Bienvenidos... reza el cartel de entrada al pueblo. Pero también y a pesar de todo, debe ser bienvenido todo dato aclaratorio, toda investigación objetiva, toda información seria, que siga sumando piezas a éste complejo rompecabezas.

Luis Burgos y FAO
Copyright © por ..::TOP SECRET::. .:FACTOR OVNI - EXTRATERRESTRE:. Derechos Reservados.

Publicado en: 2004-08-25 (1087 Lecturas)

 

¿Alguna vez te conté sobre los OVNIS de Punta Indio...?

Paso a recordar la secuencia de acontecimientos que llevaron al conocimiento de que "algo raro pasa en Pindio". Allá por el 1962/63 se instaló en la Torre de Control el GCA (Ground Control Approach) para la pista nueva, amén del grupo de luces de cabecera (Flash).
La instalación, control y posterior empleo del nuevo chiche estuvo a cargo del Taller de Electrónica de Punta Indio (TEPI), con la ayuda del suboficial González Desseff, que ya había trabajado en la instalación de un equipo similar en Cte. Espora. Así las cosas había que probar el equipo y calibrarlo y , simultáneamente, adiestrar a los nuevos operadores GCA.
Me presté voluntario para volar un N.A. o un Beechcraft (C-459 y, con amplia visibilidad, se fueron limando las asperezas y afinando la puntería. Por ejemplo: al principio el avión terminaba "aterrizando" media pista afuera de la real. Pero con pruebas sucesivas las cosas se encajonaron de tal manera que el operador cantaba el momento del toque justo cuando "cantaban" las ruedas sobre el pavimento. Esto es importantísimo para los pilotos que luego han de fiarse de las órdenes del operador GCA para que los traiga a la pista en medio de la "sopa".
Aparte de la práctica en la pista había que identificar puntos notable fijos que aparecían en el radar: un molino y una casa al norte, las chimeneas de la fábrica de Pipinas y... otras cosas que a veces aparecían y otras no. Es más cuando el operador me ponía sobre un punto que aparecía en la pantalla me preguntaba que había debajo mío... NO HABIA NADA. Esto ocurría particularmente en la zona lacustre hacia el Sudoeste de la Base. Como había lugares en el campo aptos para aterrizaje hasta suponíamos que pudieran ser pequeños aeroplanos con contrabando,... pero no había tal avión.
Como la doctrina imponía que se hiciera algo así como 100 aterrizajes de práctica antes de utilizar el equipo en condiciones reales de "mínimos instrumentales", nos dedicamos de lleno a cumplir con lo requerido. Cada vez con mayor precisión y seguridad tanto en tierra como en el avión, fuimos haciendo variaciones en la dirección de las aproximaciones y las pistas en uso, así como en la velocidad del avión –con los 90 nudos para el N.A. o C-45 hasta simular DC3 con 120 o un jet con 150/160, sólo que para este caso la aproximación era con tren adentro y pleno motor del N.A. Había que avisar previamente a la Torre de Control porque si no se armaba un pandemónium en la misma con el operador saliendo al balcón, tirando bengalas y gritando exquisiteces al avión que venía al aterrizaje sin tren abajo.
Durante estas prácticas el operador del GCA veía que "los puntos móviles no identificados" se acercaban al avión en algunas ocasiones y lo seguían por unos instantes, luego "perderían interés" digo yo? Una vez o dos siguieron al avión hasta la proximación final y aparecían también en la pendiente, con lo cual teníamos enfilación –arriba/abajo, derecha/izquierda y distancia. Es indudable que algo había, pues el eco radar era preciso, fuerte y claro. En una aproximación el operador me dijo que me seguía un eco a lo cual contesté: "invítalo a aterrizar". No nos prestó atención y nada vimos.
En otra ocasión, un poco cansado de hacer siempre lo mismo y para enfriar un poco el motor, porque la pendiente había que hacerla con motor y a relativamente baja velocidad, trepé hasta unos 8.000 pies . Ante esta maniobra insólita para lo que estábamos practicando, se destacó un OVNI de la región Sudoeste y se acercó al avión; debo dejar aclarado que las aproximaciones de este tipo se hacían cruzando toda la pantalla radar en un par de búsqueda, da unas 40 millas de radio de alcance del radar de búsqueda, dá unas 40 millas por segundo o sea 144.000 millas por hora.
De la misma manera que arrancaban también se detenían al lado del avión y lo escoltaban por unos segundos y después desaparecían; a veces elevando la antena radar hasta unos 30º aparecían a alturas increíbles, por radar 40 ó 50.000 pies . En este caso, le dije al operador que me apuntara hacia el OVNI y cada vez que lo iba a embestir, el OVNI se movía a un costado o se ponía detrás, yo ponía vuelo nivelado y de inmediato el OVNI se ubicaba en el costado. Otro ataque y siempre lo mismo. Por fin dimos por terminado el juego y volví a la Base a terminar el trabajo, el Ovni desapareció. Demás está decir que nunca ví nada. Si leían nuestros pensamientos, deben haber interpretado que quería comunicarme con ellos, porque eso tenía in mente cuando hacía el "combate" con el OVNI.
Había en el Servicio de Inteligencia Naval (SIN) un oficial Jefe que se preocupaba por el fenómeno OVNI y a él recurrí para contarle lo que nos pasaba en Pindio. Se programó una visita a la Base y apareció con otros técnicos y varias cajas. Observó lo que se veía en el radar y luego, en la posibilidad que hubiera una falla en la pantalla, cambió el tubo de la misma- que traían en una de las cajas misteriosas. Resultado: donde antes habían visto tres OVNI ahora veían cuatro o cinco.
Los mismos resultados de siempre se obtuvieron con las maniobras realizadas por un avión N.A. al cual se envió a interceptar a tres Ovnis. El piloto no sabía que tenía delante y en trepada saló de dentro de una nube. Estaba frente a los tres pero en este caso informó que veía una luz a la derecha, que luego se perdió. Todo esto salió publicado más adelante en una revista, con un poco de aderezo periodístico pero en esencia lo mismo que hemos relatado.
Hicimos un cuaderno de registro con "avistajes" OVNI: fecha, hora, rumbo, cantidad; el librito debe estar en algún lado si no lo tiraron. No sé si siguen viendo ecos en el radar y ya sean tan comunes que nadie les dá importancia.
Nunca nadie vio nada concreto en el terreno o sea fuera de la pantalla; excepto la noche del 9 de julio de 1963, cuando con varios oficiales del Ejército y de la Armada estábamos al pié de la torre de control esperando un avión, vimos una luz muy intensa que se desplazaba a gran velocidad por el medio del Río de La Plata. A la velocidad que se movía, no había ni un jet que lo pudiese hacer; además la luz que vimos era como la de un faro de aterrizaje, cosa que hubiéramos dejado de ver si el "avión" hubiera seguido viaje como lo hizo hacia el sudeste. En cambio ésta permaneció intensa todo el tiempo y se perdió de golpe entre las nubes (cielo cubierto 8/8, plafond unos 3/ 4 mil pies).
Quede este cuentito como el inicio de los OVNIS en Punta Indio. Si alguien más tiene testimonios que agregar que se arrime al pañol de los recuerdos.

NOTA : la revista que menciono es Panorama de septiembre de 1967, pag. 67

Oleada de huellas 2005
Luis Burgos - burgosluis2002@yahoo.com.ar
La Plata – Argentina

Recordatorio  

Antes de comenzar el artículo, es mi deseo recordar a aquellos pioneros argentinos que en plena década de los sesenta y setenta salieron a difundir " osadas " hipótesis sobre " algo bien terrestre " que estaba emparentado con los descensos de los platillos voladores: los HONGOS!!! Al primer trabajo explicativo de Armando Mazzochi, con una relación directa crecimiento-aterrizaje OVNI, se le sumaba el recordado periodista Alejandro Vignati (revista 2001 ) y posteriormente el Dr. Cándido Víctor del Prado, asesor del equipo de Fabio Zerpa. Ya por entonces, esta trilogía actuaba como " disparador " de una polémica que perduraría hasta nuestros días…

Introducción  

Desde hace décadas que recibo hermosas criticas de los " detractores " de siempre, de los de turno y de los oportunistas que " jamás pisaron un campo y dan clases de botánica, fitopatología y agronomía ". Su investigación (?) sólo se basa en encerrarse en su salón o gabinete , con abundante bibliografía mediante y dar respuestas a todo lo que contenga mínimos visos de extrañeza OVNI. Eso sí, ni pensar siquiera por un instante en hacer algunos kilómetros e ir personalmente a constatar insólitas marcas en los campos, recorrer las zonas, hablar con los pobladores, etc. Lo maravilloso de todo esto es que los escritores de libros temáticos, detractores o no, se nutren de lo que nosotros, los investigadores traemos a la mesa de trabajo. Un caso acá, otro por allá. Si los casos no fueran traídos desde estas zonas, ¿en base a qué se escribirían los libros?

La casuística OVNI la conforma y la brinda el mismo Fenómeno y no un investigador, un científico o escritor!!! En un principio se me tildaba que SOLO YO DESCUBRIA LAS HUELLAS. ¿Acaso los que me conocen me ven con ciertas virtudes de " videncias " o precogniciones para ir a un campo, al medio de la nada y detectar rastros supuestos de OVNI? ¿O será que tenemos buenos informantes en diferentes sitios y nos dan el alerta? Luego se me decía que simplemente eran HUELLAS NO ASOCIADAS, sin avistaje de objeto alguno... cuando la única realidad es que " tanto la huella con observación previa como la huella sin testigos " dejan la misma marca en el terreno, si de OVNIs se trata!!! La diferencia no pasa por allí (ver  explicación en mi nota LAS HUELLAS TAN TEMIDAS).

Pero lo insólito ocurre que aún en casos donde se reúnen testimonios del paso de OVNIs y posterior aparición de huellas, " estos señores de la negación " no tienen la mejor ocurrencia que empezar entonces a desconfiar de los propios testigos. Pero en caso de ser  estos confiables, se pasa a acusar a la prensa o a desprestigiar a los investigadores, con tal de tener a esta altura un ya desvanecido argumento para su postura seria, objetiva y científica...

Antecedentes zonales  

Mar del Plata y aledaños se ha convertido con el correr de los años, más allá de su propia importancia en la fenomenología OVNI argentina, en LA SEGUNDA ZONA DEL PAIS EN ATERRIZAJES OVNI, solamente superada por la costa noreste bonaerense desde Atalaya, donde se produjo " el record mundial de huellas " en 1985, hasta Punta Piedras, que marca el límite norte de la misteriosa Bahía Samborombón, previo paso por Punta Indio.

Desde principios de los 70', Mar del Plata empezó a recibir numerosos aterrizajes OVNI que estamparon sus marcas en distintos sectores y en lugares periféricos que se extienden hasta Miramar (con interesantísimos casos de huellas entre 1968 y 1975). El pico o cresta se produjo allá por 1989 / 90 donde se concentraron 61 huellas, en su mayoría del tipo " reverdecidas " y con el mismo polvillo grisáceo de ahora en sus bordes, en Santa Clara del Mar, Sierra de los Padres, playa Dorada, Camet, el puerto y el barrio Estrada. Todo ello se sumaba a los aterrizajes del camping de SMATA (1987), al del barrio Bosque Alegre  (1985) donde intervino la Base Aérea de Mar Chiquita, con investigación a cargo del Teniente Jorge Reyes y al famoso caso del Golf Club (1973), donde quedó una pelotita de golf totalmente quemada, como mudo testigo de los hechos... Muchos de esos casos los investigué personalmente junto al ufólogo  Carlos Ferguson (CIOM) cuando aún la RAO ( Red Argentina de Ovnilogía ) no la habíamos fundado. En pleno 2004 dos enigmáticos círculos verdes, aún en estudio, aparecieron en la mismísima plaza Colón.

Los casos recientes

A partir de la primer semana de febrero del corriente año, se tienen noticias de una escalada de apariciones " de la noche a la mañana " de extraños círculos en Sierra de los Padres (varias marcas en distintos sitios), ruta N° 88 (una decena de marcas) y
en General Piran (ocho huellas), todos con las mismas características y en casi todas el mismo diámetro de 6 metros . Así también con perros nerviosos durante las noches de los sucesos.

El más importante hecho le toca vivir, obviamente, a don Romelio Tapia (60), en Paraíso de la Peregrina , pues observa desde su casa " una luminosidad bamboleándose a pocos metros del suelo " para luego desaparecer. A las pocas horas detecta los dos círculos de 6 metros de diámetro, como chamuscados y con una sustancia color grisáceo-violáceo, suave al tacto, en su interior. No deja de ser valioso, inclusive el relato de las vecinas, como Carmen Cabrelli y Elvira Rojas, entre otras, que creen perciben ruidos extraños en el ambiente. Es decir que al menos en Paraíso de la Peregrina tenemos: visualización de objeto a baja altura, probable ruido ambiental, animales alterados y rastros en superficie. ¿Qué más? Casi con seguridad QUE SEGUIRAN SUMANDOSE HUELLAS en la zona, como probablemente en otras localidades de la provincia de Buenos Aires pues es una constante a lo largo de las décadas... así actúa el Fenómeno. Caso abierto. Día 10 de febrero.

Conclusiones?  

Sería imprudente extraer conclusiones a priori, pero se pueden extraer jugosos detalles como:

•  El objeto en Sierra de los Padres no se posó totalmente, sino que se mantuvo a pocos metros de superficie, tal como se ha deducido en casi todos los casos de aterrizajes.

•  No se detectó la presencia del famoso hongo " esponja " o polvera ( Calvatia Lilacina ) en sus bordes.

•  La gran mayoría de las marcas presentan el mismo diámetro de 6 metros , que es el promedio tipo de huellas OVNI, es decir, entre 4 y 6 metros .

•  Se ignora hasta el momento de esta nota si se registraron anomalías magnéticas en los alrededores de las marcas.

•  Con seguridad que en las proximidades de los asentamientos se localizan algunos POLOS DE ATRACCION como les llamo, o Pautas de Comportamiento , como les llaman otros investigadores: presencia de agua cercana, antenas, tendidos de media o alta tensión, vías férreas, eucaliptos, árboles de laurel, molinos, etc. 

•  Por lo general, en estos casos de sustancias  tipo cenizas, color grisáceo, algunas pegajosas y otras suaves al tacto, hemos comprobado en distintos análisis, que se trata de hongos microscópicos adheridos a la vegetación en los bordes de las huellas. Esta clase de hongos pertenece a los géneros Fusarium , Physarum o Alternaria , a estar por la excelente explicación que nos brindó en su momento el Instituto de Botánica " Carlos Spegazzini ", del Museo de Ciencias Naturales de La Plata. Muy posiblemente, ESO SEA lo que declaran los que estuvieron en contacto con las marcas sobre la sustancia adherida a los dedos... y digo ESTUVIERON porque a los miembros de la Policía Científica de Mar del Plata, encabezados por el Oficial Inspector Walter Fernandino y el perito en rastros Francisco Romanella, no se les ocurrió " mejor idea " que ordenar tapar las huellas!!! Esperemos que con las otras no ocurra lo mismo. Caso abierto. Día 12 de Febrero.

OVNIs: Caso resuelto!!!

Inmediatamente luego de las primeras versiones de actividad OVNI en la zona, salieron grupos escépticos a abortar " el caso de los hongos como producto de OVNIs y extraterrestres ". Tal el caso de ASALUP ( Asociación Argentina de Lucha contra las Pseudociencias ), quienes amparados en resultados de la patóloga vegetal María Eugenia Bazzalo, del Dr. Alberto Escande (INTA local), de Claudia. C. Pérez Ferrer y otros profesionales, resolvieron el caso en cuestión de horas. Se trataba de hongos microscópicos imperfectos, que no atacan las hojas sino a las bacterias que encuentran en superficie. Pregunto: ¿Y personalmente, que dije yo en las notas escritas vía Internet y en los reportajes que me hicieron por ejemplo, en Radio Nativa FM 102.5 de Sierra de los Padres? Simplemente ¡que se iban a encontrar hongos microscópicos en la sustancia localizada!

El enigma es el porqué al paso de descensos de OVNIs, se producen estos círculos o bien con hongos microscópicos o bien con hongos Calvatias de hasta 30 ó 40 cm . de altura, SIN SUPERPONERSE UNOS A OTROS y formando caprichosas figuras geométricas, como OCHOS, HERRADURAS, ESTRELLAS, SEMICIRCULOS, HABANICOS, y hasta RECTANGULOS en cualquier época del año (no necesariamente en verano).

Pero era de esperar un respuesta así... pues la están brindando cada vez que aparece un OVNI y deja sus marcas, así lo hayan visto posarse decenas de testigos y no una sola persona. ¿O acaso alguna vez en Argentina un organismo oficial  (meteorología, astronomía, botánica, etc.) dictaminó positivo un aterrizaje OVNI? Estos señores no tienen la más mínima idea de lo que es el fenómeno OVNI, que por otra parte lo " extraterrestre " es una variante más entre muchas otras. Nadie habló de ET o marcianos o seres... los investigadores investigamos el fenómeno OVNI. No investigamos extraterrestres.

De una vez por todas hay que sacarles la careta a estos señores, que SOSPECHOSAMENTE jamás aducen que pueden ser naves terrestres MADE IN USA. ¿Por qué será? ¿A quién le temen? Todo hace indicar que LO EXTRATERRESTRE IRRITA. Si fuera AMERICANO, ¿NO? Siempre la culpa la tienen los hongos, las nubes, los aviones, los planetas, los helicópteros, el ratón hocicudo, etc. NUNCA NADIE DE LA PARTE OFICIAL DEL GOBIERNO DE TURNO QUE SEA, ADMITIO LA POSIBILIDAD DE NAVES AMERICANAS VIOLANDO TODOS LOS CODIGOS AERONAUTICOS POSIBLES... ¿Permiso de vuelo tal vez? Señores, pónganse a investigar en serio… a sacarse las medias y los zapatos lustrados y meterse en el charco!!! Caso abierto. Día 18 de febrero.

Caso abierto. Día 26 de febrero.

Siguen las huellas

Noticias procedentes de 9 de Julio, ciudad del oeste bonaerense, indican que la noche del 26 de enero del presente año, el encargado del Aeroclub de 9 de Julio, Jorge M. Ayram notó cierto nerviosismo en su perra guardiana. Así las cosas, ya de madrugada decide salir a inspeccionar afuera, junto al animal y observa una extraña luminosidad sobre el campo del Aeroclub. A la mañana siguiente comprueba la existencia de tres círculos reverdecidos, uno grande y dos pequeños. El grupo CIUFOS de La Pampa , posteriormente detecta tres círculos más. Nuevamente los perros, nuevamente la luz, nuevamente un testigo. Sí, ya lo sé, nuevamente van a decir: " ¡Son hongos! ". Otro caso más y van… que se sumarán A LOS QUE VENDRAN. Caso abierto. Día 3 de marzo.
De esta forma tanto botánicos, fitopatólogos, agrónomos, astrónomos, meteorólogos, físicos, químicos, escépticos, detractores, periodistas útiles y funcionales al sistema, gobernantes de turno, y quien quiera identificarse con ello también, verían con sumo agrado el aterrizaje de un OVNI en nuestros suelos…

Caso abierto. Día 8 de marzo.

Investigación Mar del Plata | Ricardo Riviello
Investigación 9 de Julio | Gustavo Fabiano
Investigación Punta Piedras | Celia Soer - Graciela De Rango - Miguel Peralta - Diego Sánchez - Fernando Mengui - Gustavo Fabiano